Directamente desde Argentina…

Imagen

Este escrito me lo enviaron desde Argentina, donde se dice que estan copiando todas las tecnicas y estrategia del gobierno venezolano y estan muy angustiados por el futuro, pues no lo ven nada prometedor.

“En los dos países gobiernan regímenes autoritarios que fomentan la corrupción, el ataque a las instituciones y la persecución de las voces disidentes

Nuestro país transita cada vez más por caminos lamentables que tienen llamativos paralelismos con los de Venezuela. La terrible explosión recientemente acaecida en la refinería de Amuay, de propiedad de Pdvsa, recuerda en forma inmediata el horror del accidente ferroviario ocurrido en la estación Once, que hace poco más de seis meses enlutó a nuestro país.

La explosión en Venezuela dejó un saldo terrible de más de 40 muertos y unas 150 personas con graves quemaduras en sus cuerpos. Solamente en el destacamento de custodia de la Guardia Nacional en la planta fallecieron 23 persones. Los daños y destrozos son, además, de una magnitud superlativa.

La causa aparente de la explosión, un escape de gas mal reparado, habla de negligencia, mal mantenimiento y baja inversión, graves falencias que recuerdan prácticamente como en un calco la trágica combinación de factores que desató la masacre que tuvo lugar en Once. Como si se tratara, apenas, de un espectáculo más, Hugo Chávez se limitó a sostener que “la función debe continuar”, felicitando luego al ministro de Petróleo y Minas, Rafael Ramírez, por sus “logros”.

Lo sucedido en Amuay se suma al reciente hundimiento de una plataforma petrolera en el delta venezolano; a la fuga de crudo que contaminó al río Guarapiche; a la infernal explosión de la fábrica de municiones de Cavim, en Maracay, y a otras desgracias similares de las que nadie resulta, jamás, responsable. La impunidad de los gestores del gobierno de Chávez es total, porque buena parte del poder judicial venezolano no es independiente y le está sometido.

A ese panorama se agregan los conflictos armados en las propias prisiones. En lo que va del año solamente, unas cuatrocientas personas perdieron la vida en conflictos acaecidos en el interior de las cárceles venezolanas, las más de las veces como consecuencia de enfrentamientos entre miembros de bandas rivales.

Cabe recordar que un reciente informe de la asociación civil venezolana Democracia y Desarrollo, que cuenta con la colaboración de la Fundación Konrad Adenauer, comienza así: “El régimen que se mantiene en el poder desde hace 14 años se ha caracterizado lamentablemente por la incapacidad, la siembra del odio, la destrucción sistemática de las instituciones, la corrupción y, por si fuera poco, el engaño permanente”.

Esas palabras, leídas desde Buenos Aires, sugieren ciertamente que los paralelismos entre lo que sucede en Venezuela y la realidad cotidiana en nuestro medio comienzan a ser más que inquietantes, porque esas palabras, en rigor, pueden aplicarse por igual a ambos escenarios o, alternativamente, dedicarse sin modificaciones de ninguna naturaleza a cualquiera de ellos..”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s